El iluminador se ha convertido para muchas de nosotras en un producto clave, la estrella de nuestro maquillaje.

Un iluminador aplicado correctamente aporta una luz al rostro maravillosa, bien sea más natural, de aspecto luz propia, o efecto glow y fantasía.

Refresca el maquillaje, disimula el cansancio o la piel apagada, y si quieres un efecto fabuloso puede ser la estrella en un maquillaje de fiesta.

¿Cómo conseguir que mi iluminador luzca como se merece?

El objetivo de este post será conocer este arma de maquillaje para conseguir una piel perfecta.

TIPOS DE ILUMINADORES
  • Iluminadores correctores: aportan luz y ayudan a crear dimensión en el rostro, reducen la apariencia cansada de la piel.
  • Iluminadores con brillo o purpurina: los más conocidos, para resaltar las partes de la estructura ósea del rostro y añadir un punto de luz más evidente.
ELEGIR EL TONO MÁS ADECUADO

En el maquillaje no hay reglas, podemos experimentar, y el ensayo-error puede ser realmente divertido. Pero si queremos hacerlo de la forma más correcta, necesitamos escoger el tono del iluminador más acorde a la piel.

  • Pieles claras: tonos champán, oro, beige y nacarados.
  • Pieles oscuras: tonos bronces, dorados y rosas.
ELEGIR BIEN LA TEXTURA

Los puedes encontrar en: crema, fluidos o en polvo.

Dependiendo de tu tipo de piel y gustos, una textura u otra será la mejor para ti. Por ejemplo, si tu piel es grasa la textura en polvo es muy adecuada. También dependerá del resultado que quieras conseguir: aspecto más jugoso e hidratado (crema o líquido), o por el contrario si quieres un efecto más potente (polvo).

DÓNDE APLICAR EL BRILLI BRILLI

Lo más importante es conocer bien las zonas de nuestro rostro a las que añadir ese punto de luz consiguiendo un aspecto natural y a la vez hacer magia en el rostro.

  • Arco de la ceja
  • Lagrimal, esquina del párpado superior e inferior
  • Pómulos, donde acaba el hueso y comienza la sien.
  • Arco de cupido, línea superior del labio.
  • Tabique de la nariz, se verá más estrecha o bonita.

También podemos aplicarlo en otras zonas del cuerpo cercanas al rostro en las que se ve espectacular, sobre todo si queremos hacernos una foto más artística o vamos a algún evento. Por ejemplo: sobre los hombros en movimientos circulares y el hueso de las clavículas.

CUÁNDO APLICARLO

Puedes aplicarlo: mezclado con tu base de maquillaje si es líquido o como último paso al maquillarte.

Algunos iluminadores correctores se pueden aplicar antes de la base de maquillaje, pero personalmente prefiero aplicarlo al final, así veo el resultado completo y añado los puntos de luz que más me gusten.

Puedes hacerlo con la ayuda de una brocha o con los dedos, a toquecitos suaves y en trayectoria ascendente. Prueba siempre con la menor cantidad de producto y ve aumentando si te gusta el resultado

Realiza una «C» desde la zona alta del pómulo bordeando las cejas. Debemos tener cuidado de no subir demasiado a esta zona y terminar cubriendo también la zona de las ojeras, porque potenciarás la marca de las ojeras.

ILUMINADORES TOP EN EL MERCADO

Espero que os haya gustado este post de introducción al iluminador, una parte del maquillaje preciosa.


¿Tienes más dudas sobre este paso?

¿Cuáles son tus iluminadores favoritos?

BENDITO MAQUILLAJE

Me llamo Jennifer.
Disfruto aprendiendo sobre cosmética y maquillaje, y me encanta compartirlo. Mi intención es acercar el mundo de la cosmética a todos los públicos.

En este blog podrás encontrar:
- Tendencias de belleza.
- Consejos para hacer tu vida más fácil en el mundo de la belleza y cosmética.
- Reviews de productos: maquillaje, cuidado facial, manicura y cabello.
- Tratamientos capilares en centros especializados.

¿Te quedas conmigo y lo descubrimos juntas?

A %d blogueros les gusta esto: